Mié , 23 Ago 2017 · 3:16hs.
Santa Fe - Argentina - A. Latina
T: °C   H: % // extendido

Colombia

28.02.2016 07:00  » 

Colombia reducirá a 200.000 las toneladas de arroz procedentes de Uruguay

Rafael Hernández Lozano, gerente general de la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz), se refirió al balance de este renglón económico durante el año pasado y las variables que han influido en su dinámica como las importaciones, la inflación y el alza en los precios.

Fuente: Diario del Huila |

Tras la preocupación del sector arrocero sobre las afectaciones que la importación de 400.000 toneladas del cereal podría tener en esa industria, el Gobierno Nacional a través del Ministerio de Agricultura, redujo a 200.000 toneladas de arroz provenientes de Uruguay.

El 2015 fue un año crítico para la agricultura en el país, principalmente por el fenómeno de El Niño que generó preocupaciones en varios sectores económicos, incluido el arrocero. Pero no solo el clima influyó, sino otros factores no menos importantes.

En diálogo con DIARIO DEL HUILA, Rafael Hernández Lozano, gerente general de la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz), se refirió al balance de este renglón económico durante el año pasado y las variables que han influido en su dinámica como las importaciones, la inflación y el alza en los precios. También, habló sobre las proyecciones que tienen para el presente año.

“En primer lugar, en área el país creció. Nosotros aspirábamos a recuperar en el 2015 las 65.000 hectáreas perdidas en el 2014, y se superó con creces”, indicó. Y es que según las estimaciones, dicha superación con creces se vio reflejada en las 83.000 hectáreas que alcanzó el cereal en su proceso de recuperación.

Este incremento, además, permitió mayor oferta de arroz, pese a que en zonas como Huila, Tolima, y regiones del centro del país, el fenómeno de El Niño afectó en cierta medida la producción. “Concentrados en el segundo semestre ya en octubre y noviembre hubo afectación por el fenómeno, porque no es que se hayan perdido grandes extensiones de arroz, sino que por la escasez de agua se vieron afectados un poco los rendimientos”, manifestó el dirigente gremial.

De otro lado, el titular del gremio fue enfático en señalar que el país acogió un abastecimiento suficiente de arroz para este año, sumando el inventario de paddy seco que en enero de 2016 llegó a 350.000 toneladas, el arroz blanco subastado y el grano por importación que vendrá al país procedente de Uruguay.

Inflación e importaciones

Un aumento de 400.000 toneladas en las importaciones fue la medida adoptada por el Gobierno Nacional, tras el fenómeno de la inflación. Hernández Lozano señaló que tras la decisión de ese aumento, el gremio arrocero se enfrentaba a una difícil situación.

“Lógicamente eso nos ponía en riesgo tanto a la industria como a los agricultores. A la industria, porque esta trajo arroz de Estados Unidos de lo que se subastó, y por supuesto ellos pagaron un sobre precio de 315 dólares por encima del precio de Estados Unidos. Entonces al traer un arroz importado de cualquier país a cero aranceles, pues se iba a tener una desventaja y se verían muy afectados en especies”, explicó el titular del gremio.

El análisis de cifras entre el sector arrocero y el propio Gobierno Nacional, permitió definir las repercusiones que las importaciones tendrían en la industria, “principalmente en los productores, y que causaría un problema crítico a nivel nacional”, precisó Hernández Lozano.

Lo anterior resolvió, luego de acudir a instancias nacionales como los mismos ministerios de Hacienda, Comercio Exterior y Agricultura, que no se importaran las 400.000 toneladas de arroz previstas por el Gobierno Nacional, sino 200.000, procedentes de Uruguay y con aranceles del 62,5%. Además, la entrada a territorio colombiano de 65.000 toneladas de arroz subastadas.

Arroz sin contrabando

Según explicó el titular de Fedearroz, entre enero y abril de cada año hay menos oferta de arroz que el resto del año, lo anterior, porque la cosecha que se recolecta entre enero y marzo corresponde a la de riego, más conocida como mitaca.

“Siempre ha habido para estas épocas un incremento moderado. Este año se exacerbó el precio por dos razones: por la tasa de cambio y por el fenómeno del Niño. Entonces se dieron alzas un poco inusuales por encima de las que se daban todos los años”, indicó. También hay déficit para finales de mayo e inicios de junio.

Y aunque la tasa de cambio viene impactando diferentes renglones de la economía en Colombia, en el arrocero generó por primera vez la ausencia de contrabando. “El déficit lo cubría el contrabando, pero con el incremento de la tasa de cambio, dejó de ser un negocio y por primera vez en muchos años no se presentó”, resaltó el titular de Fedearroz. El desabastecimiento, entonces, tuvo que ser solventado con importaciones legales, las cuales se están llevando actualmente.

Proyecciones

El fenómeno de El Niño sigue preocupando a los diferentes renglones de la economía colombiana, más si se tiene previsto que el incremento de las lluvias este año será leve en comparación con otros períodos históricos. “Me preocupa los efectos del fenómeno de El Niño en los valles interandinos, en el Huila, Tolima, Valle del Cauca y un poco en la costa. Pero asumamos que estos departamentos, incluyendo Huila, siembren lo mismo del año pasado, va a ser más tarde, porque no van a sembrar y no deben sembrar hasta abril o finales de marzo cuando sucedan las precipitaciones”, dijo Hernández Lozano.

En este sentido, recalcó además que una de las zonas donde el incremento podría ser más notorio es en los Llanos Orientales, específicamente el departamento de Casanare teniendo en cuenta las más recientes noticias relacionadas con la venta de semillas y por la demanda de productos para la siembra. “Yo pienso que el año 2016 va a ser de unas 550.000 hectáreas de arroz en todo el año y prácticamente se podrá llegar a los niveles de autoabastecimiento”, concluyó.

Col-Rice y el balance de las subastas de arroz

Colombia Rice Export Quota, Inc., más conocida como Col-Rice es la subastadora internacional formada en 2012 por las industrias arroceras de Colombia y Estados Unidos, tras la firma del Tratado de Libre Comercio entre esos dos países. A la fecha la subastadora, de la cual la mitad de las utilidades recae en la industria colombiana, y la otra mitad en la estadounidense, ha sido calificada de positiva por el mismo sector en el país.

“Las subastas han dado unos resultados económicos importantes y le ha dado unas utilidades beneficiosas al sector. El dinero recaudado se ha invertido en créditos y adquisición de maquinaria agrícola para promover créditos en los agricultores a una tasa no superior al IPC y a la adquisición de maquinaria para la Adopción Masiva de Tecnología (Amtec)”, manifestó Rafael Hernández Lozano, gerente de Fedearroz.

Otro importante balance tiene que ver con créditos destinados a equipos de secamiento y almacenamiento, tractores, pozos profundos, construcción de una planta de secamiento, almacenamiento y trilla en Pore, Casanare; y otra actualmente en desarrollo en la ciudad de Valledupar en Cesar.

Para Hernández Lozano, el aprovechamiento de estos beneficios por parte de los agricultores ha sido notorio, al tiempo que se ha permitido pagar la asistencia técnica y la transferencia de tecnología.

“Nosotros en estos momentos tenemos 80 agrónomos en el país, de los cuales 40 están en investigación, y los demás en asistencia técnica. El problema que hemos encontrado es que no ha habido una adopción de tecnología, con esto los agricultores han adoptado la tecnología y están respondiendo muy bien a la Amtec, generando niveles de satisfacción altos e importante entre los productores que han entrado en este programa”, concluyó Hernández Lozano.