Jue , 19 Oct 2017 · 11:34hs.
Santa Fe - Argentina - A. Latina
T: °C   H: % // extendido

Recetas de arroz

28.09.2016 00:00  » 

¿Cómo comemos los argentinos?

Trigo, azúcar y carnes rojas, un trío que acapara nuestra atención y no genera efectos positivos. ¿Y las frutas, las verduras y las legumbres? ¿Nos sentamos a comer? ¿"Tragamos" en lugar de masticar? Claves para alimentarnos mejor. 

Fuente: perspectivasur |

Más de la mitad de la alimentación diaria de los argentinos se centra en alimentos a base de trigo (pan, pastas, galletitas, panificados, masas, pizza, empanadas, etc.), con azúcar (gaseosas, jugos, golosinas, snacks, etc.) y carnes rojas. En los últimos años, el pollo también tomó protagonismo. Esto hace que la alimentación de la mayoría no sea completa ni adecuada: tenemos demasiada energía (ya que estos grupos de alimentos son muy calóricos) y nos faltan nutrientes esenciales. Entonces, tenemos un alto índice de población con sobrepeso, pero desnutridos.
Tenemos una dieta deficiente en frutas y verduras. Estos son alimentos muy ricos en vitaminas y minerales y bajos en calorías. Además, aportan mucha agua.

¿CUÁLES SON NUESTRAS PEORES COSTUMBRES?
* Consumir altas dosis de gaseosas, jugos y aguas saborizadas (sean "diet" o comunes). Estas son bebidas artificiales, cargadas de azúcar y edulcorantes, saborizantes, colorantes, etc. Nada de esto natural. De a poco, el argentino se ha ido acostumbrando a sacar el agua y reemplazarlo por estos líquidos artificiales que son muchas veces "sabrosos" y adictivos.
* El deficitario consumo de frutas, verduras y legumbres.
* El alto consumo de harinas refinadas (blancas). A este tipo de harina le han sacado las capas externas del grano de cereal. En estas capas reside, justamente, la mayoría de sus nutrientes esenciales. Por ello, es recomendable consumir alimentos integrales.
* El hecho de saltear comidas. Y encima, que luego hagamos grandes comilonas, especialmente, en horarios nocturnos.

NUESTROS PRINCIPALES ERRORES

* Creer que las gaseosas y jugos son igual de sanos que el agua.
* Consumir productos diet como si fueran saludables: no siempre es así.
* Saltear alguna de las comidas principales del día. Si lo hacemos, llegaremos con mucho apetito a la siguiente comida y no elegiremos bien qué comer y además comeremos mayor cantidad.
* En general, no reparar en lo que comemos pero cada tanto entrar en pánico y hacer una dieta shock. Estas dietas pueden ser peligrosas para la salud.
* No sentarse a comer; tragar en vez de masticar.

NUESTROS PRINCIPALES ACIERTOS
* Últimamente hay una mayor tendencia a lo natural y el argentino lo está comenzando a incorporar en su vida diaria.
* El consumo de alcohol, salvando excepciones, es moderado.
* Sigue habiendo una tendencia a que la comida casera es mejor que lo pre hecho o comprado.

CLAVES PARA ELEGIR MEJOR NUESTRA COMIDA
* Mejor con alimentos frescos y naturales: los precocinados y comidas preparadas suelen tener más grasas y más aditivos que los alimentos frescos. No olvides comer a diario las 5 raciones de fruta y verdura recomendadas: así te asegurarás que no te falten vitaminas ni minerales y el aporte de fibra será notable.
* Mejor con alimentos integrales: conviene consumir cereales integrales y no refinados (blancos). En el proceso de refinamiento se les quita las capas externas donde se encuentra la fibra y otras vitaminas y minerales. Elijamos pan integral, arroz integral, pastas integrales, etc. Recuerden que la fibra da más saciedad.
* Comer despacio, masticar bien: el proceso de alimentación es tan importante como los alimentos que ingerís. Desde que empezamos a comer, la saciedad tarda 20 minutos en sentirse. Si comes muy rápido, no vas a llegar a sentirla y habrás comido de más.
* No te saltes o suprimas comidas: el suprimir comidas sólo hará que en la siguiente tengas mucha más hambre y comas más de lo normal.
* No te olvides de hidratarte: el agua es muy necesaria para el correcto mantenimiento de las funciones orgánicas. Nuestro cuerpo está compuesto por un 60-70% de agua, no olvides eso.
* Nada de "dietas milagro" o dietas que te aconsejen otras personas porque a ellos les ha funcionado. Cada uno es un mundo y tu cuerpo reacciona de modo diferente frente a una dieta. No escojas atajos a la hora de perder peso, porque al poco tiempo volverás a recuperar peso y sólo se desordenará tu organismo con tales fluctuaciones de peso.